You are here
Home > Musica > Throwback : Anderson.Paak – Malibu

Throwback : Anderson.Paak – Malibu

El Soul es un estilo que trasciende el lenguaje. Transmite más emoción y sentimiento cualquier suspiro o gemido de James Brown que muchas novelas o escritos; y la voz cambiante de Anderson.Paak me llega al corazón. Ahora susurra, luego rapea y acaba resonando todo el día en mi cabeza .

Me ha costado mucho llegar a apreciar lo que significó este álbum en su momento, y hace un rato pensé que era hora de hablar un poco sobre él. 

 

Anderson nos regaló a principios de 2016 un proyecto personal y sincero. El letrista y cantante de la Costa Oeste lleva un paso más allá todo lo bueno que había en su anterior trabajo –Venice 2014-  y convierte Malibu en una gran obra que admite comparaciones con grandes como D´Angelo o Kendrick Lamar.

El álbum mezcla estilos y géneros con maestría y sutileza; de un momento a otro y sin que te des cuenta pasa del Soul de los 60 de Put Me Thru, a ritmos propios de club con Am I Wrong pasando por Hip hop de los 90 en Without You y dejando estelas de jazz en Heart Don´t Stand a Chance. Su emotiva y cálida voz une todo el conjunto y lo dota de coherencia.

La producción es fantástica; el disco suena moderno a pesar de trabajar estilos clásicos. Las trompetas, pianos , sintes y baterías se funden con su voz en un baile de cadencia negras y old school. Toca muchos palos y los toca todos bien.

La historia de .Paak es una historia de superación, casi como un cuento o un relato urbano sobre el barrio y la familia. Tuvimos suerte de que el Dr Dre se cruzara en su camino y lo apadrinase en su familia de Aftermath, pues Anderson ha aprovechado la oportunidad y ha tomado decisiones acertadas. Y si bien es cierto que se encierra con gente muy válida en el estudio para dar forma al LP, esto no hace más que sumarle valor al trabajo que tiene destacar entre artistas como Madlib, Kaytranada, The Game, Talib Kweli o Rapsody. Aún entre todos ellos, el protagonismo le pertenece a él y a su voz.

Malibu se ha convertido en mi religión.

Quien me conoce sabe que no soy creyente. A pesar de haber tenido una educación cristiana, el mensaje – si es que hay uno- no llegó a calar en mí. Este disco es lo más cercano que he tenido a una experiencia espiritual: escucho Heart Don´t Stand a Chance y Put me Thru cuando me siento en crisis. Bailo y canto con Am I Wrong  y sus trompetas cuando despierto y necesito activarme; casi como un himno o un grito de guerra. Y vuelvo y vuelvo y vuelvo a Room in Here cuando necesito un respiro. El disco está On Repeat indefinidamente en mi particular selección musical junto a otros como Outkast, The Roots, De La Soul, Dilla o Stevie Wonder.

Echando un vistazo a los medios me cuesta entender cómo es posible que se siga hablando tanto de gente como Drake y demás casual rappers, y tan poco de .Paak o Thundercat. Está claro que algo falla cuando tenemos a una nueva y flamante generación de grandes artistas esperando desde hace años un poco de cariño. La industria, los medios y los oyentes necesitamos aprender a desarrollar la atención positiva; esa que se focaliza en reforzar las cosas buenas y obviar las negativas. De esta forma cortaríamos con la mala dinámica de darle el altavoz más grande a lo común y llegaríamos, por fin, a ver el árbol en el bosque.

Imprescindible.

 

 

Dale Like y comparte si te gusta lo que lees!
MistaMike
Editor y fundador de Explicit Mag.
Top

Te gusta nuestro contenido? suscríbete! ;-)

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter